FUNCIÓN DE LAS EMOCIONES

 

 

Emoción y función adaptativa

 

La función principal que cumple la emoción es fundamentalmente adaptativa: movilizarnos para la acción sin perder tiempo en evaluar si debemos reaccionar o cómo tenemos que hacerlo.

 

Este modo de reacción, que heredamos de épocas en las que las condiciones del ser humano eran primitivas, es el que hace las emociones primarias surjan para ayudar al ser humano en su evolución.

 

En épocas en las que la supervivencia dependía de la capacidad de defenderse de los depredadores en forma instantánea y las necesidades de alimentarse y reproducirse eran imperiosas, las emociones fueron el medio más eficaz para lograrlo. Esto es posible porque el lapso entre la evaluación de lo que percibimos y la aparición de la emoción es tan breve que ni siquiera pasa a la conciencia. La emoción surge casi automáticamente y, si bien este tipo de percepción tan veloz da prioridad a la velocidad y no a la precisión, es lo que nos ha hecho sobrevivir a lo largo del tiempo.


Como dice Daniel Goleman en su libro "La Inteligencia Emocional": con demasiada frecuencia nos vemos obligados a afrontar los retos que nos presenta el mundo postmoderno con recursos emocionales adaptados a las necesidades del pleistoceno.